El largo regreso a Lima (primera parte)

Jueves 2 de septiembre: finalmente llega un mensaje de Aerolíneas Argentinas que ha estado en silencio durante 6 meses. Me anuncia la reprogramación de mi viaje de regreso a Lima para el 7 de octubre. Tengo más de un mes por delante para estudiar el modo de llegar a Buenos Aires, porque todavía no hay vuelos internos y tampoco medios públicos de transporte interprovincial. El único modo, en este momento, es el taxi o el  remise que salen carísimos. Pero en un mes hay tiempo para encontrar la oferta más accesible y, quizás, otros pasajeros con quienes pueda compartir el gasto. Unos amigos que están por viajar a Italia me ofrecen salir juntos el viernes 25. Como me parece demasiado pronto les agradezco y decido esperar otra oferta más cercana a la fecha de mi vuelo.

Jueves 17 de septiembre: me entero por un correo electrónico (¡menos mal que los leo todos los días!) que mi vuelo ha sido anticipado para el 2 de octubre. De frente a la incertidumbre y a posibles nuevos cambios, decido aceptar la propuesta de mis amigos y partir con ellos el viernes 25. Tomo de sorpresa a mis hermanos, que con gran velocidad se organizan y me sorprenden, por zoom, con un festejo anticipado de mi cumpleaños. Es también la despedida. Desde que me fui, a los 18 años, nunca estuve tanto tiempo en mi ciudad natal. Y, aunque estuvimos en cuarentena y con pocas posibilidades de vernos, la cercanía nos unió más que nunca. Es difícil, ahora, despedirnos … Lo mismo sucede con los hermanos de ideal con los que he transcurrido estos 6 meses y con los cuales hemos construído nuevos y profundos vínculos. Descubro que si es verdad que “partir es un poco morir”, también es “un poco renacer” a la nueva etapa de vida que Dios nos prepara. Y que, al final, queda sólo el amor que hemos dado y recibido.

Viernes 25 de septiembre: anoche llegué a Alta Gracia, a la casa de Liliana y Ricardo Galli. Hoy, después de almorzar, partimos en remise hacia Buenos Aires. Durante el viaje de 8 horas se desencadenó un aguacero que nos obligó a poner dentro del coche las dos valijas que iban en el techo del vehículo.

En 8 horas se pueden decir muchas cosas y creo que las aprovechamos al máximo para contarnos lo que cada uno está viviendo. Lily y Ricardo se habían despedido de hijos y nietos, con fecha de ida pero no de regreso … Era un corte fuerte el de ellos. A esta altura de la vida podrían bajar un poquito las persianas. En cambio no, ambos han levantado la apuesta y han aceptado un nuevo desafío sin saber bien lo que los espera. Han firmado un cheque en blanco ofreciendo su disponibilidad para colaborar en la Escuela internacional de familias, en Loppiano (Italia). Su testimonio convierte y contagia. Se los ve felices.

Diego, el joven chofer, luego de hablar del más y del menos, me abre su corazón: está casado, tienen dos hijos pequeños y su padre está con un cáncer terminal. Su madre falleció hace algunos años. Él tiene que trabajar, viajando lejos, para dar de comer a sus hijos y sufre por su padre que vive sus últimos días de vida. Yo escucho, comparto y asumo su dolor. Dejamos a Lily y Ricardo en la casa de los Azar y seguimos hacia mi alojamiento en la casa de unos amigos. Diego me ayuda a descargar las maletas y espera a que bajen del primer piso para abrirme el portón. Le agradezco. Mientras sube al coche me devuelve el saludo: “Gracias por el viaje, tienes mi contacto, fue muy linda la conversación que tuvimos”. Tomo el ascensor contento, creo que también con Diego nació durante el viaje una relación que, tal vez, le dio un poco de paz.

Gustavo E. Clariá

 

Print Friendly, PDF & Email

Hits: 123

Acerca de Gustavo Clariá 65 Articles
Nato a Códoba, Argentina, nonno piemontese, economista, comunicatore, scrittore. Ho vissuto la metà della mia vita in Europa (Italia in particolare) e l'altra in America Latina. Giramondo, aperto alla conoscenza di altre culture. La unidad de la familia humana, en el respeto de la diversidad, es mi horizonte. Cerco, quindi, di vivere la mia giornata "costruendo rapporti" di concordia e di unità. Il mio contributo alla pace.

32 Comments

  1. Que lindo Gus, por lo del libro, y que estés con el pie en el estribo, pero siempre en el momento presente…!!
    Gracias por las noticias, estás muy presente en mi cotidiano y eso me alienta permanentemente…!!
    Abrazo y seguimos comunicados👍💪❤

  2. Hola Gustavo, creo que hoy domingo 4 ya estarás en Lima. Como siempre, es una hermosura ver tu fidelidad y tu elección de Dios en cada circunstancia. Más que hermosura, Gustavo, ejemplarizante. Renovadora. Esperanzadora de nuevos si de cada uno de nosotros. Gracias. Tienes una vida siempre nueva. Gracias porque gracias a tu vida y tu experiencia me enriquece.

  3. Si ma io ormai ti capisco anche in spagnolo!!!!!!! Gustavo grazie e AUGURI! per la tua festa in ritardo e per questa nuova “rinascita”, questo nuovo capitolo che si apre!! Prego per te!!!! 🙏🤗😘
    Non mi meraviglio!!! Bene che riesci a lavorare in tutti questi spostamenti! Bravo!!!

  4. Gustavo que coisa boa. Quer dizer que você parte quando. Ví que não entendo muito o espanhol. Precisava ler devagar e estou sem tempo. Vou assistir a missa agora de abertura para as festividades da festa de Nossa Senhora Aparecida, padroeira do Brasil. Mas logo vou fazer uma postagem para você como merece.

  5. Che, Gustavo, qué bueno! Hasta en los últimos detalles das el ideal. Te esperamos acá, en Lima, y, esperamos muy pronto, en Amazonas!

  6. Gracias Gustavo, porque creo que cada persona que encuentras o encontramos en nuestro camino, debe sentir algo especial y nosotros sabemos que es la presencia de Dios en nuestras vidas.

  7. Bellissima esperienza Gustavo!
    Nel giorno degli Angeli Custodi, ti ho affidato il tuo pellegrinaggio: l’essere portatore dell’Ideale di Chiara!

  8. Hola Querido Gustavo GLARIA.. Que linda EXPERIENCIA!!🎺🙏BIÉN has dicho: Sólo queda el Amor. Es los que nos enseñó el IDEAL de nuestra recordada Chiara Lubich!! SALUDOS Y UN FUERTE ABRAZO FRATERNAL. 🤗

  9. Que aventura Gustavo!! Se me viene a la mente algo similar a cuando dejaste tu Córdoba natal para abrazar el ideal en el medio de la pampa húmeda. Es salir casi a ciegas y encontrar estás historias en el camino!!!
    Espero la segunda parte de tu viaje. Un gran abrazo

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.