Universitario gracias a Andrés

Había decidido inscribirme en la Facultad de Economía en la Universidad de la cercana ciudad de Florencia. Acababa de completar los dos años de formación en Loppiano y, desde que llegué a la ciudadela internacional de los Focolares, me había incorporado al Conjunto musical Gen Rosso. No iba a ser fácil seguir los estudios universitarios “en tournée”, pero no imaginé que lo más difícil sería lograr inscribirme en la Universidad.

Vista de lo alto de una calle de Florencia.

Como extranjero, necesitaba presentar toda la documentación traducida al italiano por un intérprete oficial, en tiempos en el que el correo tardaba mucho en ir y venir. Mi madre, desde Argentina,  asumió esa tarea con gran esfuerzo y sin hacerme sentir el peso que significaba. Y así, cada vez que llegaba un nuevo documento, me presentaba en la Secretaría de la Facultad.

Ella, la secretaria, me recibía siempre con gran indiferencia y casi evitando la carga que le traía. Era, mi caso, una verdadera excepción en esos tiempos, por lo que le generaba un agregado de trabajo y de complicación. Yo comprendía la situación y no sabía qué hacer para mitigar la carga que le exigía con mi deseo de inscribirme y con la documentación que iba llegando lentamente, mientras el tiempo para la inscripción se agotaba… Corría el riesgo de perder el año. Pero la secretaria no parecía estar preocupada por mi problema, por el contrario, me daba la impresión de que si yo desaparecía sería un alivio para ella.

Un día llegué con un nuevo documento para agregar a los tantos que se necesitaban. Faltaban pocos días para el cierre de las inscripciones. La secretaria mantenía su actitud de lejanía ante mi problema y seguía viéndome como un extraño que si desapareciera  mejor sería para ella. Fue en esa ocasión que noté un cuadrito sobre su escritorio: era el de un niño con síndrome de down. Pregunté con mucha delicadeza: “¿Es su hijo?”. “Sí”, respondió y noté su rubor. Me apresuré a cubrir su incomodidad: “Le gustan los perros a su hijo?”. “Le encantan”, me respondió. Recordé que en la mochila tenía algunas postales con imágenes de perros de diferentes razas que alguien me había regalado. Las saqué y se las mostré en abanico: ¿Cuál de  éstos le gustará más?”. “Creo que a Andrés le gustará éste”, y eligió uno. Yo escribí detrás de la postal: “Hola Andrés, me llamo Gustavo y tu mami me dijo que amas a los perros. Espero que éste te guste”.

Cuando le entregué la postal noté que su rostro se había transformado. Estaba visiblemente emocionada. Agregué que me gustaría conocer a su hijo. Y así fue: al cabo de poco tiempo estaba almorzando en su casa y riéndome con ganas de los cuentos divertidos que contaba Andrés. Nos hicimos grandes amigos mientras lo ayudaba con el francés, la materia que más le costaba.

La cosa no terminó allí, pues toda la familia quiso conocer la ciudadela de Loppiano y al grupo Gen Rosso. Pusieron a nuestra disposición una casa que tenían en una playa cercana, cuando ellos no la usaban. Y, obviamente, mi inscripción fue inmediata y a tiempo “con la condición de que el postulante termine de presentar los documentos necesarios”.

¡Fue así que pude comenzar mis estudios universitarios gracias a un alegre niño down!

 

Gustavo E. Clariá

Print Friendly, PDF & Email

Hits: 224

Acerca de Gustavo Clariá 71 Articles
Nato a Códoba, Argentina, nonno piemontese, economista, comunicatore, scrittore. Ho vissuto la metà della mia vita in Europa (Italia in particolare) e l'altra in America Latina. Giramondo, aperto alla conoscenza di altre culture. La unidad de la familia humana, en el respeto de la diversidad, es mi horizonte. Cerco, quindi, di vivere la mia giornata "costruendo rapporti" di concordia e di unità. Il mio contributo alla pace.

34 Comments

  1. Gustavo te quería escribir ….y me pasó..hermosa experiencia con el niño down! Gracias!! Un ejemplo de «que nadie pase en vano a mi lado». Uno en este empeño

  2. Sí, seguro Gustavo, gracias a Andrés y a un gran acto de Amor puro de tu parte dispuesto a esperar pacientemente, que sin dudas gatilló un feliz y magnífico desenlace.

  3. Querido Gustavo, estuve leyendo ese episodio de tu inscripción y Andrés…Y creo que sintetiza una de las bellezas de tu alma: tu inmensa capacidad de inter-vincularse y resolver los problemas más complejos desde esa inteligencia emocional. Imperdible!!

  4. Carissimo Gustavo.
    Con gioia apro tutte le volte il tuo Blog. E’ sempre la prima cosa che leggo. Ogni esperienza che scrivi è vita vissuta. Scritto bene, e mi da qual cosa per la giornata.
    Mi aggiorno, leggendo dei giornali seri. Tutto mi appesantisce. Il tuo Blog è una rara luce tra le cose scritte. L’ ideale dato con la propria luce, non come un riflesso. Vedo in questo un vero proprio dono che tu hai. Un dono per l’ umanità!
    In questi giorni pensavo spesso a Ricardo ( Corazon de Leon ). Non hai qualche esperienza simpatica con lui che potresti raccontare?
    Un abbraccione.
    Rolf

  5. Gracias Gustavo . Me enseña que cuando se está atento a las sugerencias del Espíritu Santo, se resuelven las situaciones y se comprueba la sintonía con la voluntad de Dios.

  6. Una experiencia diferente . Que linda amistad a partir de ese niño que necesitaba cariños como el que uds le brindaron . Muchas gracias x compartir . 🐶

  7. Muy bueno Gusti. Este no fue un encuentro azaroso.
    Borges dice que son citas programadas, yo le agrego “con la intervención del evidente invisible”

  8. Grazie Gustavo. Esperienza molto bella, con grande capacità di saper entrare negli altri e produrre il Centuplo. Grazie, buena giornata! Stefano

  9. È tutto “ideale” Gustavo. Terzo binario legittimo di nostra Madre Chiara! Grazie. Non sempre ti ringrazio perché non leggo subito ma sono molto contenta di ricevere i link. Il fatto che tu abbia tanti doni aiuta molto a colorare di modo a dare alla gente le gocce della Luce di modo che tutti possono capire e imparare. Per esempio: l’idea di mandare la foto del cane con il bigliettino per il bambino. Amore raffinato ma semplice…tutti noi possiamo fare! Titti noi possiamo scoprire come farsi uno. È da un atto d’amore…quanto amore è scaturito!!! Grazie sempre carissimo Gustavo!!!!!!!!!!!

  10. Qué linda experiencia Gustavo!!!..pero fue gracias a qué la foto del.niño down no te pasó inadvertida ni te fue indiferente!! Y cuantos caminos te abrió Dios..
    Hermoso testimonio!!..me enseña mucho!!! Gracias!!!..
    Ideal puro..

  11. Que linda historia Gustavo!!! Justamente esta semana partió un viejo conocido que iba conmigo a la colonia del club Sarmiento de Junín. Se llamaba Gustavo y también tenía síndrome de down. A sus 53 años seguía regalando su sonrisa a pesar de soportar las molestias que le ocasionaban los sueros y tubos para mantenerlo unos días más con vida. Su hermana, que estuvo hasta último momento con él fue la que me contó de su mirada de amor inmenso. Siempre es un gusto leer tus historias!!!

  12. Grazie Gustavo…
    grazie, soltanto grazie…..per le belle cose che ci fai conoscere, per condividere la tua vita. Sai che ti ho nel cuore, che ti voglio bene, mi piace sentire le canzoni cantate da te, una bellissima voce, (le parole sono ancora attuali), e, quanta vita quando si ama ❤️

Los comentarios están cerrados.