Diario de viaje a Tierra Santa / 1

“Si
alguien quiere venir en pos de mí, reniegue a sí mismo, tome su cruz y sígame (Lc 9,23)”

7 de noviembre del 2008 (viernes, día de la oración de los musulmanes). Ya se vislumbra la costa de la “Tierra Santa”. Aunque no estoy del lado de la ventanilla logro ver un paisaje de leves ondulaciones, semidesértico y, de repente, modernas urbanizaciones.
Tel Aviv se presenta, desde lo alto, suntuosa y orgullosa de sí misma, como así también su aeropuerto Bel Gurion. Mis pies se apoyan tímidamente sobre esta tierra sagrada … ¡Es mi primera vez!

Con Eduardo, al arribo en el aeropuerto Bel Gurion.

Mis amigos están allí, esperándome, y juntos vamos de prisa hasta Jerusalén para llegar a tiempo a la Misa, en el Instituto Pontificio Notre Dame of Jerusalem Center. ¡Tenía que ser Ella, María, la que me acogiera! Cuando tomé a Jesús Eucaristía, le dije decidido: “Jesús, he venido para que Tú me llames otra vez, en un modo nuevo que aún no conozco … Me he despojado del superfluo acumulado en estos años. ¡Y aquí estoy!”. A lo lejos se oía el canto del “muecín” musulmán que, desde lo alto del alminar, invita a los fieles a la oración: “Allah hu akbar” (Dios es grande).  

8 de noviembre (sábado, Sabbat judío) El focolar masculino está ubicado en Shu afat, un barrio nuevo árabe ubicado al nordeste de Jerusalén. Desde mi pequeña habitación hay una hermosa vista de la “ciudad santa” sobre la colina.

Panorámica de Jerusalén.

Hoy, la Misa la escuchamos en la importante Escuela de Estudios Teológicos de los Dominicos: ¡Hermosa iglesia!
Almuerzo con mis amigos: Eduardo (Uruguay), Jordi (catalán), Claudio (de Turín), Edi (brasilero) y Gerard (Francia). ¡Una pequeña ONU, a la cual me sumo yo, argentino!
Por la tarde vamos con Jordi a pasear por la Ciudad Vieja, en Jerusalén.
Entrando por la Puerta de Damasco (sig. III), me toma una emoción que me dura todo el paseo. Tarareo interiormente el salmo: “Qué alegría cuando me dijeron: ¡Vamos a la casa del Señor! Ya están pisando nuestros pies tus umbrales Jerusalén” (Salmo 121/122). Es como entrar en un mundo en sí mismo, de una “intensidad humana” impresionante.
Hoy, sábado, predominan los árabes en las calles; los judíos descansan.
La humanidad parece concentrarse en estos pocos metros cuadrados, donde sucedieron tantos acontecimientos que han marcado la historia del hombre.

Santo Sepulcro: Piedra de la Unción.

De golpe, mi amigo me indica: “!Este es el Santo Sepulcro!”. Quedo mudo, inmóvil. Siento que tengo que prepararme velozmente … Delante de la piedra que cubre el sepulcro rezo por los muchos que me pidieron que lo hiciera. Luego, subimos al Calvario (“lugar del cráneo”), donde se conserva un pedazo de roca en donde se clavó la Cruz: el lugar donde Jesús fue crucificado, donde gritó el abandono … Me arrodillo y hablo con Él; repito una oración de Chiara Lubich: “Hazme un fruto digno de tu abandono”.

Me pasa la idea de que aún sigue abandonado y que, tal vez, lo estará hasta el fin de los tiempos, hasta que todos sean Uno en Él, Resucitado. Un abismo de amor me invade y me encuentro agradeciendo mil veces. La razón da lugar al corazón, deja que diga, sin ponerle frenos, mientras se escuchan los armoniosos cantos gregorianos de los peregrinos cristianos ortodoxos.
Salimos a la calle, siempre atestada de gente, pero que no logra apagar el fuego que siento dentro de mí.

9 de noviembre (domingo, “Dies Domini” para los cristianos). Con Gerard, vamos a la Misa del San Salvador, de los Padres Franciscanos. Me encuentro enseguida a gusto, en un clima cristiano-católico de gente árabe palestina, con la actitud de acoger y amar, tan típica de los cristianos. La iglesia está abarrotada de niños y de parejas jóvenes con sus hijos pequeños. Todos los niños, realmente todos, toman la comunión. Los más pequeños reciben la bendición del sacerdote que acerca a sus cabecitas el Cáliz con la sangre de Cristo.
Dejamos felices la iglesia. Nos parece ver asegurada la iglesia cristiana local, también para el futuro.

Gustavo E. Clariá

Visits: 303

Condividi

Pubblicato da Gustavo Clariá

Nato a Córdoba, Argentina, nonno piemontese, economista, comunicatore, scrittore. Ho vissuto la metà della mia vita in Europa (Italia in particolare) e l'altra in America Latina. Giramondo, aperto alla conoscenza di altre culture. L'unità, nel rispetto della diversità, della famiglia umana, è il mio orizzonte. Cerco, quindi, di vivere la mia giornata "costruendo rapporti" di concordia e di unità. Il mio contributo alla pace.

32 Risposte a “Diario de viaje a Tierra Santa / 1”

  1. Me impactó mucho! “Qué alegría cuando me dijeron… éste es el Santo Sepulcro”, me pareció estar allí. La humanidad concentrada en pocos metros, maravilloso, la unidad! Te agradezco muchísimo, un mensaje muy sustancioso.

  2. Qué bonito relato!! Leyendo, he suspirado hondo varias veces, claro que es lindo visitar lugares y tener nuestras propias vivencias, pero tus relatos son tan emocionalmente descriptivos, que trascienden de alguna manera mágica colores, olores y sabores,… gracias

  3. Hola Querido Gustavo..Que Bendecido 🙏estarán la tierra donde pisados nuestro Señor Jesucristo Me impresionó cuando viste el pedazo de piedra que habian usado para clavar a Jesús 🙏 GRACIAS UN abrazo!!

  4. Qué belleza!
    Acabo de disfrutar del inicio de la visita a Tierra Santa. Y otras dos experiencias anteriores que no había alcanzado leer con anterioridad: La tierra sin mal y la visita a Nueva Zelanda. Todas con un sello magnífico del carisma de Chiara y nuestro, descriptos con tanta delicadeza y naturalidad como para hacerlas accesibles a todos. Y disfrutadas en lo profundo del alma por los que conocemos la profundidad.

  5. Grazie. Un bellissimo viaggio che ho sempre in cuore di fare: camminare, respirare l’aria, pregare… negli stessi luoghi dove è vissuto Gesù, Maria, Giuseppe. Intanto la mia preghiera insistente perché Gesù sciolga i cuori di quanti impediscono la riconciliazione. Ciao 😇

  6. Muchas gracias querido Gustavo. Lindo viaje a Tierra Santa, mientras estamos de comino en el santo viaje. Qué maravilla, linda esta primera parte; espero las demás…!

  7. Gustavo, gracias de este diario en la tierra de Jesús. Cuando escribes, parece que miro esos lugares santos con tus ojos. Gracias!

  8. Que hermosa experiencia!!!! Mi asignatura pendiente…ya no se si lo podré hacer…Me emociona tú relato….increíble….La razón da lugar al corazón..así es

  9. Gracias por este regalo sagrado dónde abres tu alma y nos cuentas tu relación con Jesús en tierra Santa. Siento que solo puedo acercarme un poquito a tan alta experiencia haciéndome como un niño.

  10. Querido Gustavo gracias por compartir tu vida! Nos parece estar acompañándote por esas tierras bendecidas y sagradas! Cuanto nos dicen y significan! Nos alegra y agradecemos a Dios y a Maria el inmenso regalo de visitar Israel, y recorrer las calles que camino Jesús y sus amigos.. y con Pedro repetimos Señor a quien iremos? Solo tu tienes palabras
    de vida eterna!

  11. Buona domenica e grazie è un piacere leggere i tuoi diari 📔.
    Questo è speciale, ti ringrazio anche per la capacità che hai di trasportami lì in quei luoghi e vivere le tue sensazioni, cosa che io non saprei fare: tramutarle in parole così belle. Grazie più che un diario è una meditazione 🤗🙏👍

  12. Che coincidenza Gustavo! Ieri scrivevi “Un abisso d’amore mi invade e mi trovo a ringraziare mille volte.”. Oggi sembra che il discorso continui. Amore e riconoscenza, essere grati dell’amore, sono indivisibili.
    Mi piace molto quando condividi i tuoi dialoghi intimi con Gesù. Non ostentano una profondità nel rapporto con Dio. Sai cosa mostrano: che Dio è di famiglia. È una Persona con la quale puoi avere familiarità, accessibile, non seduto in alto su un trono impassibile e severo. Se i cattolici comprendessero il Pane, il povero immenso Pane…

Comments are closed.