Mariápolis en Montevideo

Terminaba el año en la ciudadela y nos preparábamos para recibir al nuevo grupo de jóvenes que llegaría para tomar la posta. Surgió la propuesta de quedarse otro año, para quien lo deseara, para así asegurar la continuidad en la ciudadela naciente. Varios decidimos quedarnos.

Fue en ese segundo año que comencé a interpelarme sobre el plan que Dios podía tener preparado para mí. ¿Un año más para ofrecerle? ¿Y por qué no toda la vida? Desde que ese deseo se abrió brecha con fuerza en mí, no veía las horas de llegar a Loppiano, la escuela de formación para los focolarinos, en Italia.

El barco “Eugenio C” (Costa).

Terminó el segundo año y, con los que habían tomado mi misma decisión, nos preparábamos para viajar en barco al Viejo Continente. Pero sucedió algo imprevisto: mis padres estaban preocupados por la elección tan radical que pensaba hacer, a mi joven edad. Se lo confiaron por carta a Chiara Lubich, con la cual tenían una relación personal. Chiara reaccionó como una madre y les dio la razón. Resultado: vi partir a mis compañeros en el “Eugenio C” –el barco que los llevaría a Italia– y yo, en cambio, rumbeé hacia el focolar de Montevideo para inscribirme a la Facultad de Psicología.

Para ganarme el pan vendía fiambres en las escuelas, para los “refuerzos” –como los uruguayos llaman a los sandwiches–. Llegaba durante el recreo largo y así fui haciéndome amigo de algunos jóvenes que se interesaron por el ideal de la unidad.

En corto tiempo, nacieron los “gen”, los jóvenes de los Focolares. En abril estaba previsto un encuentro importante, la Mariápolis, y con estos jóvenes llenos de talentos musicales deseábamos participar con nuestras canciones. Uno tocaba la guitarra, otro la batería, un tercero el bajo … pero había un pequeño problema: ¡nos faltaban los instrumentos! Contábamos sólo con una guitarra, un bombo y una pandereta … demasiado poco. ¿Qué hacer?, ya faltaban pocos días para el evento.

Vista de la Rambla de Montevideo.

Un poco antes, habíamos conocido a un conjunto de chicos que se había formado luego del paso por Uruguay del conjunto internacional “Viva la Gente”, un grupo que iba a lo grande en esos años. Encontramos mucha consonancia con ellos que también utilizaban la música para difundir sus ideales de fraternidad. Les contamos nuestra dificultad y ellos, con gran generosidad, no sólo nos prestaron sus instrumentos, sino que hasta uno que tocaba el piano electrónico –que a nosotros nos faltaba– se ofreció para participar en el evento y tocar con nosotros. Era para no creerlo: ¡en menos de una semana contábamos con un conjunto completo con toda la instrumentación!

Y así, pudimos acompañar toda la Mariápolis con nuestras canciones. Y en la última noche de fiesta, tocamos algunas hermosas canciones de “Viva la gente” que habíamos aprendido como un modo de agradecerles.

¡Fue una Mariápolis inolvidable, llena de alegría y de música!

Gustavo E. Clariá

Print Friendly, PDF & Email

Hits: 153

Acerca de Gustavo Clariá 81 Articles
Nato a Córdoba, Argentina, nonno piemontese, economista, comunicatore, scrittore. Ho vissuto la metà della mia vita in Europa (Italia in particolare) e l'altra in America Latina. Giramondo, aperto alla conoscenza di altre culture. L'unità, nel rispetto della diversità, della famiglia umana, è il mio orizzonte. Cerco, quindi, di vivere la mia giornata "costruendo rapporti" di concordia e di unità. Il mio contributo alla pace.

50 Comments

  1. Gracias Gustavo. Qué lindo recuerdo aquello de Viva la Gente. Estuvieron en Crespo, mi ciudad, hace muchos anos y recuerdo que mis papás alojaron en casa a una chica brasileña del grupo cuyo nombre me recuerdo todavía: Isaura. Fue una experiencia hermosa para nosotros 3 hermanos que éramos niños todavía.

  2. Hola Gus…!!! No recordaba tu experiencia en la Mariápolis de Montevideo. Y ahora me acuerdo de la relación con el grupo de Viva la Gente! Qué lindo lo que cuentas! Abrazo.

  3. Quanti anni avevi quando sei andato a Loppiano? Una bella esperienza di una storia di un giovane che veramente ha scelto Dio, solo Dio come il Tutto della vita. Grazie!

  4. No estuve en tu Mariápolis de Montevideo, pero me enteré por mi Mamá que si participó 😉👍🏻
    En el Sacre couer de Carrasco. Y me acuerdo de los Viva la gente…amigos tuyos 😁

  5. Gracias a vos por el regalo semanal de compartir tantas bellas experiencias y testimonios de fidelidad a Jesús y al Ideal de Chiara, que me permiten revivir momentos compartidos en Córdoba y O’Higgins a finales de los 60 y principios de los 70 … Recuerdos maravillosos e inolvidables … será, por eso de “todo pasa, solo el Amor queda”.

  6. Que lindo relato. Me acuerdo de ti en aquel focolar, creo que era en la calle Maldonado, no me acuerdo bien pero si me acuerdo de ti. Creo que estaba Eduardo Stupino, Guiiermo Curti ….y Sanchez un boliviano, puede ser?
    Que joven que eras Gustavo
    Tenias mucho arrastre, por ser tan joven, tan atractivo, entregado a Dios. Me acuerdo. Creo que Dios se sirve de gente Bonita también, para irradiar el ideal (es una opinión personal, jaaaaa 😄 para que te rías un poco) (te falto poner esto en ese relato) 😄

  7. Che bella Gustavo! Bellissima esperienza che mi fa tornare a quei tempi (o giù di lì…)… Quanto mi mancano in questo periodo i grandi raduni, stare con gli amici, senza distanziamento…. Ciao Gustavo buona giornata 💙

  8. Grazie Gustavo la tua profonda ed intensa esperienza iraloargentina e’ un grande dono. Posso sapere la tua eta’? Nuovamente grazie.

  9. Puedo imaginar la preocupación de papá y mamá. Incluso hoy si un hijo decidiera marcharse en las condiciones q lo hiciste tú creo me daba algo😰

  10. Donde quiera que vayas, siempre dejas un rastro brillante de bondad. Alguien que lo necesite puede recogerlo (Thich Nhat Hanth).

  11. Ciao Gus
    Bellissimo
    In queste vacanze ho letto il libro di Aurelio lagorio
    Così questo altro tassello di mosaico che mi hai mandato è una ulteriore meditazione sullo stesso tema e area geografica 😉

  12. Bell’articolo! Si inserisce nei racconti della tua vita come un romanzo a puntate! E traspare sempre un filo rosso che ha guidato e continua a guidare le tue esperienze personali fondamentali, diciamo una “Guida dall’Alto”..come inizio anno direi che va bene! 😁👍

  13. Me recuerdo bien del Eugenio “C” Yo también viajé a Loppiano en ese buque, en Julio del ’81 Creo que fue el último grupo en hacerlo. Después los viajes fueron en avión.

  14. Wow che bella esperienza. Mi immergo in quei tempi e vedo la luce che mi ha conquistato.
    Un ricordo va anche a quel passaggio da Pietrafitta per consegnarti la cassetta di Gen Popolo Nuovo.

  15. Que lindo Gustavo. Lastima no tener fotos de aquellos tiempos. Seguro aparecerían algunas que otras caras conocidas.

  16. Que lindo recuerdo!!!
    Aprovecho para desearte un buen año
    Te pido oración por mamá que está internada con covid
    Además de más de media familia contagiada y aislados en sus casas
    Un abrazo enorme

  17. Gracias por el recuerdo. Año ’71, creo en el Sacre Couer. También un lindo recuerdo del Eugenio C. Cuando estuve en Loppiano fui y vine en él. Abrazo grande!

  18. Querido Gustavo recuerdo esa Mariápolis como si fuera hoy. Tú me pusiste en el coro, yo era un gurí. Fue mi primer encuentro contigo y me quedó en el alma para siempre. Gracias por recordármelo una vez más!

  19. Gracias Gustavo … qué placer leer todo esto que hace parte de “nuestra historia”. Un abrazo desde Portugal!!

  20. Muy linda tue experiencia de los primeros jóvenes en Montevideo, la comparti con otros grupos del Movimiento.

  21. Hola Gustavo!!!!
    muchas gracias, deseo que estes muy bien te mando un abrazo fraterno y gracias por compartirlo conmigo 💫

  22. Hola mi querido Gustavo!!!!
    Cómo siempre te digo es muy lindo leerte, saber de tus historias y andanzas!!!!!!
    Me perdí la película de Chiara…

  23. GRACIAS!!!
    Me encantó!!!
    Qué maravilloso ver el hilo de Dios que se va tejiendo en tu vida!!!..
    Qué bueno que además con tu talento de escritor logres comunicarlo
    Dan ganas de seguir escuchando y escuchando tus historias de vida…cómo me imagino les pasaba a los discípulos cuando Jesús les enseñaba…
    Da mucho material este relato para trabajar con los jóvenes aspectos de orientación vocacional.

  24. Que divinoooooo !¡ no lo sabia q hermoso ‘viva la gente’ ..mama y papa preocupados x q eras muy chico. Creo q te debe haber ayudado no?

Los comentarios están cerrados.