¿Qué se dice del blog?

Como
mis amigas y amigos me hacen llegar sus comentarios a los varios artículos via WhatsApp, pensé juntarlos y, cada tanto, publicarlos para hacer visible la comunión que el blog va generando. Obviamente, como se trata de “buenos amigos”, son todos muy generosos en sus evaluaciones …

Con dos amigos en Bruselas.

“El título, el primer artículo, la foto que elegiste y hasta los colores me gustan! Es verdad, construir relaciones a veces non es fácil. Pero genera siempre una gran riqueza” (Tomaso, Bélgica)

“¡Que cosas bonitas que escribes y compartes! El blog es una gota de amor en medio de un mundo triste y necesitado. Da alegría y paz leerlo. Por favor mándame siempre los artículos”. (Fátima, Brasil).

“Te leo siempre y vivo contigo esta aventura maravillosa” (Franco, Génova, Italia)

“Misión Meseta Andina y Tierra sin Mal: Testimonios de amor concreto y hermosa descripción de lo que se viene haciendo para dar a Jesús lo que necesita” (Juan Carlos, Asunción, Paraguay)

“Gracias, nos haces sentir cerca las ‘periferías del mundo’ (Stefano, Bari, Italia)

“A través de estas experiencias se comprende que el amor supera toda barrera y que los corazones se abren cuando se sienten amados o al menos considerados! Lo importante es encontrar un punto de partida común para iniciar una relación! (Cristiano, Italia)

“Las experiencias son muy diferentes, pero todas bonitas. Son un verdadero cielo. Algo nuevo, fresco, que ilumina. A mí me iluminaron! De frente a los conflictos que afrontan nuestros países y que nos atrapan … cuanto escribes es aire fresco, una dulzura para el alma. Hasta el paisaje andino, que será bellísimo” (Inés, Uruguay)

Sobre la canción “Sei l’unico Fiore”
“Cada vez que sientes esta canción “te recoge” y casi “te derrite”. Es una ternura que te envuelve y te entra dentro …”. (Sandro, Italia)

“Gracias, escucharla esta mañana cuando me desperté mi hizo bien. Luego, feliz coincidencia, al final de la Misa en la parroquia S. Francesco (Bari) cantaron justo tu canción!!!” (Gaudio, Italia)

“Bellísima! Ha sido un momento de meditación y pausa para el alma (José Juan, España)

“Muy hermosa la canción” (Oscar, Paraguay)

“Qué hermosa, gracias por compartir tu don” (Silvia, Argentina)

“Bellísima canción, se me escapa un lagrimón … es increíble que la hayas hecho tú … gracias” (Beatriz, Argentina)

“Gracias, qué regalo!” (Selva, Paraguay)

“Gracias por tanta dulzura que enternece este pobre corazón. Tu canción es bellísima”. (Mimín, Tenerife, España)

“Bellísima canción. Qué buen compañero que eres, justo hoy necesitaba algo así. Eras muy joven cuando la compusiste” (Inés, Uruguay)

“Bellísima la canción! Y muy profunda tu experiencia de cómo nació. Cada tanto la canto en la Misa de la tarde en la Catedral de Carpi. Gusta muchísimo!” (Antonio, Italia)

Con algunas amigas de Australia.

“Gracias! Con Alessandro la recordamos siempre como la canción que marcó nuestra juventud, y que nos acompaña como inspiración de Dios que, a través tuyo, nos inundó a todos” (Antonella, Italia)

“Mil gracias! Bellísima esta historia, y así se descubre la génesis de una canción cantada miles de veces!” (Achille, Italia)

“Un Ave María recitada de este modo tiene todo otro valor” (Laura, Italia)

“Lindo … pero podrías decir mucho más …” (Luigi, Thaylandia)

“Gauuuuu … bonito y muy interesante! Se siente que está el dedo de Dios en todo esto … guauuuu estupendo!”

(Alejandro, Chile) “Bellísima María! Gracias!”

(Daniele, Italia) “Los tonos agradablemente sudamericanos y la poesía de esta canción, todavía resuenan después de muchos años. Pero sobre todo evidencia la sensibilidad que y era evidente desde entonces, para tu aporte a la paz. Grazie” (Ilaria, Italia)

“Bellísimo, un gran don! Muchos saludos” (Anuska, Gran Canaria, España)

Views: 162

Condividi

Published by Gustavo Clariá

Nato a Córdoba, Argentina, nonno piemontese, economista, comunicatore, scrittore. Ho vissuto la metà della mia vita in Europa (Italia in particolare) e l'altra in America Latina. Giramondo, aperto alla conoscenza di altre culture. L'unità, nel rispetto della diversità, della famiglia umana, è il mio orizzonte. Cerco, quindi, di vivere la mia giornata "costruendo rapporti" di concordia e di unità. Il mio contributo alla pace.