La sonrisa de Gianina

Hoy,
como todos los días, fui a comprar el pan. Aunque ya lo sé y trato de entrar al negocio lo más “armado de voluntad” posible, siempre me pasa lo mismo: me recibe un ataque dulcemente agresivo de aromas y sabores, con una artillería irresistible de bizcochos, criollitas, chipacas, croissant, brioches, pastelitos, medialunas, chipitas … recién salidos del horno. Creo que sólo los celíacos muy bien armados pueden superar este dulce ataque; pero yo no soy celíaco … Superado el ataque, evitando el mayor número de daños (nunca sales ileso), te invade la sonrisa de Gianina la panadera que es más contagiosa que un virus. Sí amigos, si no me creen vayan a la panadería de Gianina para constatarlo personalmente. ¡Les recomiendo que se preparen para el primer dulce ataque! Ustedes mismos comprobarán lo que les digo, mientras luchan por superar la tentación de los aromas y el ataque de la artillería pesada expuesta en el mostrador. ¡Más contagiosa que un virus es la sonrisa de Gianina! Si hasta el sol se introduce por la vidriera o por la puerta del negocio, apenas un cliente la abre, para iluminar la sonrisa de Gianina, para que pueda mostrarla reluciente a quien quiera ofrecerse voluntariamente al inedulible contagio. Estoy de regreso a casa y lo que leerán lo habré escrito en mi computadora, ya con las defensas bajas, relajado, y escribiendo las conclusiones de lo que estoy reflexionando. Es que recuerdo la sonrisa de Gianina y me pregunto: ¿Pero si estamos en plena pandemia, todos protegidos y cubiertos con un insoportable barbijo; también ella. Como a todo el mundo, se le ven sólo los ojos. ¿Entonces, la sonrisa contagiosa me la inventé yo? No amigos, lo de hoy es un descubrimiento muy importante para uno como yo que pensaba conocer todo sobre sonrisas. Les cuento que, durante  años, fui haciendo una larga lista de sonrisas: espontáneas, sinceras, insinuantes, amables, dicharacheras, groseras, simpáticas, temibles, sensuales, divertidas … algunas de ellas también contagiosas. ¡Pero una sonrisa contagiosa con barbijo! A ésta no la tenía en la lista porque la descarté de entrada por presunta imposibilidad: la boca simplemente no se ve. Y aquí está mi error y el descubriemiento de hoy, mientras camino. Mi error fue descartarla porque no se ve la boca y, en realidad, la sonrisa se dibuja como un “smile” en los labios, ¡pero se expresa con los ojos! Es que, si ustedes lo piensan bien, todos nuestros sentimientos los expresamos con los ojos, no sólo nuestro bienestar, también el malestar, un dolor, una preocupación, la angustia, el deseo, hasta una pregunta … “Los ojos son el espejo del alma”, se dice con razón. Y el poeta G. A. Bécquer, agrega: “El alma que hablar puede con los ojos…”. Y Gianina sonríe con sus ojos y refleja su alma cristalina, pasando por arriba del “dulce ataque” para flecharte con su radiante sonrisa y contagiarte más que un virus. Vuelvo a casa con una sonrisa estampada bajo mi barbijo, pero que desborda desfachatada por los ojos. Gustavo E. Clariá

Views: 362

Condividi

Published by Gustavo Clariá

Nato a Córdoba, Argentina, nonno piemontese, economista, comunicatore, scrittore. Ho vissuto la metà della mia vita in Europa (Italia in particolare) e l'altra in America Latina. Giramondo, aperto alla conoscenza di altre culture. L'unità, nel rispetto della diversità, della famiglia umana, è il mio orizzonte. Cerco, quindi, di vivere la mia giornata "costruendo rapporti" di concordia e di unità. Il mio contributo alla pace.

28 Replies to “La sonrisa de Gianina”

  1. Hay un dicho que aplicaría al negocio de Gianina… ” las cosas son por lo que uno vive en ellas” y obvio Gianina y su sonrisa incomparable hacen más dulces e incomparables todas las dulzuras del lugar, porque agrega amor a lo que hace, un ingrediente mágico y cada día más escaso desafortunadamente.
    Besos, me encantó la historia.

  2. Jajaja! Qué bueno, Gustavo! Con algo sencillo…, como una sonrisa, una pequeña obra de arte. Picasso con su Don Quijote….Dos pinceladas y una obra de arte!

  3. Muchas gracias Querido Gustavo por compartir me sacaste también a mi una sonrisa, de la alegría de tus reflexiones!!😇💕👍🏻

  4. Uscendo di casa per la passeggiata, invece di prendere la strada principale per arrivare poi al percorso lungo l’argine del Bacchiglione, sono passato per un vicolo stretto per raggiungere la strada pasallela. Mentre lo percorrevo, mi accorgo della presenza alla mia sinistra un clochard steso a terra protetto da una specie di paravento; gli spuntavano fuori le gambe. Mentre stavo per fare una foto, si è sollevato e cominciò a parlare. Allora mi sono trattenuto nel fare lo scatto, mi sono allontanato e ho proseguito per la strada principale. Nel proseguo, con sorpresa, mi accorgo di una Cappella aperta con nel cancello una preghiera e, all’interno, numerose suore in preghiera silenziosa. Entro e capisco che ci sarà la Messa da lì a poco. Le suore iniziano a pregare con le Lodi e sento che tra un Salmo e un altro il ritornello mi risultava familiare: ‘Nella Tua luce vediamo la luce’.
    Poi un richiamo: dal fratello, il povero, a Dio. Così è iniziata inaspettatamente la giornata. Così oggi la passeggiata sportiva l’ho fatta prima, incontrando sempre il clochard, portandomelo in cuore e non in foto.

  5. Es muy cierto los ojos reflejan el estado de ánimo. Estoy muy de acuerdo con lo que escribiste . Por los ojos los niños revelan su contento su picardía su dolor satisfacción etc .

  6. Muy bueno Gustavo.
    Me generaste una sonrisa, en casa, sin barbijo 😀 (“tapabocas” aquí)
    Gracias.

  7. Hermoso el retrato de Giannina! Apenas víla foto pensé, q hermosa sonrisa tienen esos ojos!!! Tan dulce como todo lo q tendrá xa vender

  8. Bellissimo! 😍 Amo i volti di tutto il mondo! Niente è più bello! Nessuna meraviglia del creato per quanto grande è paragonabile alla bellezza di un volto! La bellezza di Dio splende nei loro occhi!

  9. Me gustaron mucho principalmente la sonrisa de Giannina. Cierto, ahora hay que sonreír con los ojos..
    Ya lo había pensado.

  10. Gusta esta genial, este articulo casi que no lo es mas que un escrito, es una sonrisa de vida
    Una sonrisa en la humanidad hambrienta de serenidad amor.

  11. Bellissimo… Grazie Gustavo. Ho letto che… chi ha il sole nel cuore, i suoi raggi escono dagli occhi..

  12. …”Sonrisa contagiosa con barbijo” … hermosa descripción de una sonrisa en época de pandemia… Realmente “los ojos sin dudas son el espejo del alma”… me encantó tu reflección sobre una simple ida a la panadería con el alma en lo esencial!

Comments are closed.